Páginas vistas en total

domingo, 13 de noviembre de 2011

SUESCA Y SU HISTORIA



Al norte de Bogotá, a sólo 45 minutos, el viajero puede contemplar un panorama montañoso y rocoso en cuyo interior se ubica Suesca, promisoria región Cundinamarquesa, refugio de paz y tranquilidad.

Suesca, fué una de las poblaciones mas importantes del imperio Chibcha.

Data del tiempo anterior a la llegada de los españoles. Este poblado se hallaba situado a la margen derecha del rio Funza o Bogotá, frente a las majestuosas rocas de Suesca.

Según Fray Pedro Simón, Suesca viene del vocablo SUESUCA que quiere decir cola del Guacamaya o Tierra de colores.

Joaquín Acosta, en su libro "El idioma chibcha", deduce: el nombre Suesca, sujeto etimológicamente al analisis debe formarse de estas dos palabras: SUE que significa ave de hica o jica, que quiere decir piedra; de donde se concluye que Suesca o mas bien Suehica o Suejica quiere decir piedra de las aves, y no cola de guacamaya, que de ésto nada tiene la palabra "Suesuzca" como falsamente pretenden demostrar otros historiadores.

Varias veredas conservan su nombre indigena: Güita, Cuayá, Tausaquira, Cacicazgo, nombres de algunas quebradas: Chucuansia, Culatama, Soaquira y los cerros de Guitura y Uguatá.

Por el año de 1536, en época de la conquista, por mandato de don Pedro Fernández de Lugo, entonces gobernador de Santa Marta, el licenciado don Gonzalo Jimenez de Quesada emprendió su expedición con miras a descubrir el nacimiento del rio grande de la Magdalena.
Siguiendo el curso de este, llegó a Tora, cerca de éste sitio encontraron un indigena que les habló de las riquezas del imperio chibcha y del buen clima de las tierras del interior.

Entonces abandonaron las tierras del Magdalena y ascendieron por la cordillera oriental, pasando por tierras de lo que hoy es Boyacá, para entrar a Cundinamarca por los municipios de Susa, Guachetá, Lenguazaque, Cucunubá y Suesca.

El 14 de marzo de 1537, paso por este último centro indigena, Gonzalo Jimenez de Quesada quedó maravillado por la bondad de sus habitantes y por la belleza de sus rocas, que son un verdadero paisaje en el amanecer y atardecer de sus dias de verano, lo mismo que su clima y su tranquilidad.

Suesca fué por excelencia el lugar de descanso del conquistador, debido a su clima saludable y a la simpatía y hospitalidad de sus moradores. Despues de haber sido nombrado "Adelantado del Nuevo Reino de Granada por el rey de españa", Quesada resolvió permanecer algun tiempo en ésta comarca, durante el cual escribió "El compendio histórico o Ratos de suesca" que es la historia de sus descubrimientos y conquistas.

En 1565 resolvió y ordenó trasladar el caserío al sitio donde hoy se encuentra, para evitar asi las graves consecuencias que sufrían los indigenas con las inundaciones del río Funza o Bogotá.

La iglesia es de las pocas a las que se les ha respetado su antigüedad y estilo dentro de las reconstrucciones y mejoras que se le han hecho, como en 1834, cuando se le cambió la torre de espadaña por la que hoy tiene y hacia 1957 se enchapó en piedra. En la visita del Fiscal Moreno y Escandon de 21 de febrero de 1779 figuran 704 indios.

Hechos Notables:

Se dice que los dominicos tuvieron monasterio en tierras de las actuales veredas "Ovejeras" y "Palmira", y que Fray Miguel de Pineda el 7 de octubre de 1665 puso la iglesia bajo el patronato de Nuestra Señora del Rosario. La primera partida de sus libros parroquiales que hoy se encuentra data del 30 de julio de 1665 correspondiente a la niña Petrona, hija de Dominica, soltera; de la parcialidad de Cuintiba, firmada por el cura Pineda.

La primera de matrimonio es del 19 de agosto del mismo año, de Marcos Primiciero y Francisca, de la parcialidad de Yolatá. En Suesca se explotaron ricas minas de carbón, localizadas en Santa Rosita y El Crucero. En 1888 se descubrió una mina de esmeraldas en el Cerro del Salitre o Chitiva. El 22 de enero de 1929 murió en la Hacienda "El Potrero" el célebre escultor Italiano Pietro Cantini, cuyos restos reposan en el mausoleo que él mismo hizo en el cementerio de allí. En Suesca se hicieron los mejores frenos para caballo y el último fabricante en 1967 era Néstor Olmedo Ramos.

En diciembre de 1880 el alcalde Rafael Olaya Ricaurte contrató con Eloy Castro y Manuel Baracaldo la construcción de un puente sobre el río Funza en el camino a Sesquilé; con dos arcos sillares apoyados en los estribos existentes.

Hombres Notables:

José Antonio Olaya, Manuel Ignacio Olaya, Rafael Penagos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario